3 conceptos básicos de usabilidad web que los diseñadores deberían conocer

Comparte este artículo

Hoy quiero hablarte de 3 conceptos básicos de usabilidad web que son imprescindibles para el funcionamiento óptimo de cualquier web.

La usabilidad web es tan importante que hará que tus visitas se queden o marchen para siempre de tu web. Y no sólo eso.

La usabilidad web también ha de ser una parte importante para tu estrategia SEO, ya que la usabilidad ayudará a mejorar el  tráfico de tu web y la permanencia de tus visitantes en ella… y Google tiene eso muy en cuenta.

Resulta curioso ver como la mayoría de las webs que hay publicadas en nuestro país carecen de un planteamiento serio respecto a la usabilidad, dando mucha más importancia a la estética y muy poca a la navegación eficaz de los visitantes, por ejemplo.

Una responsabilidad que recae directamente en los diseñadores web y que la mayoría ni siquiera se preocupan en aplicar o, peor aún, en conocer.

Espero que este artículo ayude en algo a cambiar la situación…  ¡Empecemos!

La ley de los 5 segundos y la ley de los 3 clicks.

Hay una ley, la ley de los 5 segundos, que dice que si un usuario no encuentra en la web lo que busca en menos de de 5 segundos, se marchará y no volverá.

Lo mismo ocurre con la ley de los “3 clicks” que dice que si el usuario no encuentra lo que busca en un máximo de 3 clicks, se irá de la web y no volverá.

Sí, estas leyes son muy drásticas pero no por ello son menos verdad.

La usabilidad web nace como respuesta a estas leyes (entre otras) y son las más importantes que conocemos sobre la conducta de los usuarios en la web.

Y es que hay que entender que quién visite tu web es por que busca una información, un contenido o un producto y no tiene ganas de pasearse, ni de que lo mareen. Lo que quiere lo quiere rápido, lo quiere bien y lo quiere sin complicaciones.

Lo mismo que tú y yo, cuando somos usuarios… ¿o no?

Pero… ¿Qué es la usabilidad web?.

La Usabilidad web (tal y como explican el blog de SEMrush en su artículo “Los 12 errores más habituales en usabilidad web”) se trata, ni más ni menos, que de conseguir la máxima facilidad de uso de una web para el usuario.

Te pondré un ejemplo muy típico:

¿Cuántas veces te has encontrado visitando una tienda online y no saber llegar al producto que buscas? o peor, no saber si tu compra se ha efectuado después de hacer la transacción…

Estas situaciones ponen al visitante en una situación de incertidumbre y frustración muy desagradable que, en la mayoría de casos, hace que ese usuario no quiera volver… ¡y con razón!

¡Por eso es tan importante la aplicación correcta de la usabilidad web!.

La usabilidad engloba ciertas cuestiones que todo diseñador web debe tener en cuenta en sus proyectos.

Vamos a verlas.

Conceptos básicos de Usabilidad Web que todo diseñador web debe conocer.

Estos conceptos son universales y todo aquel que se dedique al diseño y/o desarrollo web debe tener siempre muy presentes, ya que son cuestiones tan absolutamente básicas que todas web deberían cumplir sin excusas.

1. Conocimiento del sistema.

¿A qué se refiere este concepto?

Pues se refiere a que el usuario o visitante de la web siempre (y cuando digo siempre, quiero decir siempre) debe estar informado de lo que está ocurriendo en la web que visita.

Creer que un visitante que no ha estado nunca en tu web, y que no te conoce de nada, va a adivinar lo que pensabas cuando decidiste hacer las cosas de una determinada manera es una error garrafal de usabilidad, de lógica y una actitud bastante prepotente como desarrollador.

La web ha de estar pensada para que el usuario, el visitante, se sienta cómodo y nada como la información para que éste sepa en todo momento lo que ocurre.

Suele ser muy habitual encontrarse con formularios que no se sabe si han enviado el mensaje, botones que aparentemente no hacen nada o menús que no lleven a ningún sitio o a sitios inesperados.

Todo eso no puede ocurrir nunca en una web que aspire a dar una imagen seria.

Así que lo mejor es:

  • Tener claro que hace cada uno de los elementos de tu web.
  • Prever en qué puntos de tu web el usuario puede tener problemas.
  • Planear lugares estratégicos dónde ha de aparecer cierta información para informar al usuario.

Estrategias como:

  • Tener una página con el mapa de la web o migas de pan para ayudar a situarse al usuario.
  • Un pop-up que informe al visitante que su mensaje se ha enviado.
  • Una página de agradecimiento por la compra a la que enviar al usuario después de la transacción.
  • Y, sobretodo, auditar la usabilidad de tu web antes de lanzarla.

Son buenas ideas para mejorar la experiencia de usuario de tus visitas y evitar el fracaso de tu web.

2. Lenguaje real.

¿A qué me refiero con lenguaje real en la usabilidad web?

Pues a que debes usar un lenguaje, tanto escrito como visual, que sea cercano a nuestros visitantes.

Imagina que ofreces fibra, tienes una distribuidora de una empresa de telecomunicaciones. ¿Qué lenguaje crees que será más cercano?

Hablarle de gigas, megas, ángulos de refracción de la fibra o de la la ley de Snell? o por el contrario ¿Explicar que con este servicio verá vídeos en Internet de alta definición o que se descargará tal o cual cosa a en muy poco tiempo??

Pues será mucho más efectivo los segundo, como tu mismo has deducido, por que hablamos al cliente con palabras que puede entender, que están en su realidad cotidiana y tienen un sentido para él.

Cuidado, eso no quiere decir que no tengas que exponer, en este caso, la información técnica pero no como argumento principal, si no como información auxiliar para quién esté interesado en profundizar más en el producto o servicio que ofreces.

Esto del lenguaje real es una batalla muy complicada.

Muchas empresas, sobretodo pequeñas y medianas, les cuesta mucho entender que sus usuarios no siempre son técnicos especialistas de lo que ofrecen

Pero estas empresas hay que hacerles entender que es necesario que sus usuarios entiendan que se les ofrece para que lo puedan comprar.

Otro caso muy diferente es que la web esté orientada a un nicho muy concreto de usuarios. Por ejemplo profesionales de un sector.

En este caso, debemos aplicar una estrategia totalmente diferente de lenguaje, ya que aquí sí es necesario usar un lenguaje técnico y apropiado para ese nicho.

Pongamos por ejemplo que estás desarrollando una web para informáticos, estás ofreciendo componentes informáticos que montan ordenadores.

En este caso hablar de gigas, velocidad de proceso, watios y/o voltios, etc… sí es necesario ya que al usuario al que se dirige sí conoce estos términos y funciones y lo que quiere es concreción directa de lenguaje para poder decidir rápidamente si el componente que quiere comprar es el más apropiado para su necesidad.

Por ello, te aconsejo que:

  • Conozcas muy bien el perfil de usuario que va a visitar la web.
  • Usa un lenguaje apropiado para cada tipo de web según su perfil de visitante o al nicho al que la web se dirige.
  • Usa un lenguaje directo y sin “literatura” para los contenidos de tu web.
  • Usa metáforas de la vida real para aplicar conceptos visuales o conceptos abstractos.

3. Gestión de los errores.

¿A qué me refiero con la gestión de errores?

Muy fácil, debes dar alternativas a tus usuarios para los posibles errores que pueda tener tu web.

Y es que siempre pueden haber errores en una web…

¿No te resulta frustrarte que cuando por fin encuentras la información que buscas en una web y que ésta te responda con una página de “Error 404”?.

Y es que no hay nada más desconcertante que la web te devuelva un error inesperado… Y lo peor es que no podemos prever cuando habrán estos errores.

Es verdad que una buena auditoría antes de lanzar el producto te puede evitar muchos problemas desagradables de última hora, ya que, gracias a ella, puedes localizar y corregir esos errores que fácilmente se te pueden haber pasado durante el desarrollo.

Pero hay muchos otros que no pueden controlar, ya que su origen está en terceros:

  • Caídas de servidor.
  • Hackeo de la web.
  • Una mala actualización de un plugin, un tema o del mismo CMS.
  • Enlaces rotos a terceros.

Estos son algunos ejemplos típicos de los problemas que podría tener tu web y no saberlo hasta que ya es tarde…

Tu cliente puede verse atrapado en una de estas situaciones sin tener opciones de continuar su visita por tu web.

Evidentemente, el resultado de esta situación es una salida inmediata de tu dominio y seguir la busqueda por otras webs de la competencia, perdiendo al cliente (muy posiblemente) para siempre.

Por ello, la Usabilidad web recomienda siempre dar alternativas a tus usuarios para seguir navegando y recuperarse de ese error.

Lo más habitual y recomendado es que el usuario siempre tenga la opción de seguir navegando, ofreciendo:

  • La opción de volver atrás.
  • Volver al inicio.
  • Ir a una zona que sea conocida por el usuario y le sirva de punto de referencia.

Yendo a lo práctico, se podría traducir en:

  • Páginas 404 personalizadas y con opción a continuar la navegación por la web.
  • El uso de migas de pan.
  • Botones y logotipos en el menú que enlazan con el inicio.
  • Control cada cierto tiempo del estado de los enlaces externos y su sustitución.

Todo esto siempre teniendo en cuenta el punto 1 de este artículo “Conocimiento del sistema“. Es decir, siempre informando correctamente al usuario de cuál es la situación y cuáles son sus opciones para seguir su visita en la web.

Conclusión.

Lo cierto es que una web que 100% usable no necesitaría de ayudas, ni de informaciones extras, ni recuperación de errores, ya que todo esto no debería necesario en un mundo perfecto… Pero la realidad es otra.

Es por eso que que una buena aplicación de la usabilidad web es necesaria, por que no hay escenarios perfectos.

Debes preparar tu web para la comodidad de tus usuarios, conseguir que éstos se naveguen de una forma satisfactoria. eficaz y rápida.

Es necesario que no encuentren nunca una situación de indefensión o incomodidad, ya que como hemos visto, la reacción habitual suele ser de rechazo a la web.

No tomes a la ligera la usabilidad web. Es posible que no hayas caído, pero una mala usabilidad web puede provocar que influya negativamente en otros aspectos de tu web y que puedes detectar con las siguientes métricas:

  • Caída de visitas a tu web.
  • Tasas de rebote muy altas.
  • Visitas muy cortas en el tiempo.

Todo eso se traduce en, también, en una caída de posiciones en el SEO, peor percepción de la marca y, evidentemente, caída en las ventas desde la web.

¡Ahora tu decides!


Comparte este artículo